Inició el Año Jubilar por los 100 años de las apariciones de Fátima

Inició el Año Jubilar por los 100 años de las apariciones de Fátima

El Santuario de Fátima, en Portugal, inició el Año Jubilar, con motivo de cumplirse 100 años de las apariciones de la Virgen a los tres pastores, con una misa en la basílica de la Santísima Trinidad, presidida por el obispo de Leiria-Fátima, monseñor António Marto, el pasado domingo 27 de noviembre. El papa Francisco concedió indulgencia plenaria durante todo el año jubilar que culminará el 26 de noviembre de 2017 y tiene por lema: “Mi Inmaculado Corazón será tu refugio y el camino que te conducirá hasta Dios”.

Durante la Jornada de apertura del jubileo el obispo de Lamego, monseñor Antonio Couto, explicó el significado del tema señalando que “la luz de Fátima que surge en 1917 nos viene a decir hoy que el camino cerrado de la humanidad, de la humanidad sin Dios, provoca guerras sin fin, fosas comunes sin fin, como nunca hubo en la historia de la humanidad”.

Por otra parte monseñor Couto señaló que la celebración de un Año Jubilar es ocasión para “hacer nacer comunidades” y transformar “el ‘yo’ y el ‘tú’ en ‘nosotros’ y en ‘ustedes’”, y agregó además que “lo esencial de este jubileo es hacer nacer personas reunidas alrededor de María y alrededor de este Pan, que es Jesús, fruto bendito del vientre de María”.

“Si conseguimos esto en este Año Jubilar conseguimos mucho”, concluyó el obispo de Lamego.

El Pórtico Jubilar
El santuario mariano luce en este jubileo un “pórtico” que fue creado con la intención de dotar el santuario de “un elemento visual” para la celebración de los 100 años de las apariciones, al tiempo que se evoca “la memoria del arco que en 1917 señaló el lugar de las apariciones y bajo el cual fueron fotografiados Francisco, Jacinta y Lucía”.

Una nota de prensa del Santuario señala que el nuevo pórtico simboliza la idea de una `puerta santa’, pues, “su estructura se diseña en torno del concepto de marco que señala un lugar sagrado y su configuración es la de una puerta encimada por una cruz”.

Cómo ganar la indulgencia plenaria
Además de cumplir con las condiciones habituales: confesarse, comulgar y rezar por las intenciones del Santo Padre, el sitio web del santuario explica que las indulgencias plenarias podrán obtenerse durante todo el año jubilar y para ello existen tres maneras:

1.- Peregrinar al santuario: La primera forma es que “los fieles vengan en peregrinación al Santuario de Fátima en Portugal y que allí participen en una celebración u oración dedicada a la Virgen”. Además de ello los fieles deben rezar el Padrenuestro, recitar el Credo e invocar a la Madre de Dios.

2.- Ante cualquier imagen de la Virgen de Fátima en todo el mundo: La segunda forma se aplica para “los fieles piadosos que visitan con devoción una imagen de Nuestra Señora de Fátima expuesta solemnemente a la veneración pública en cualquier templo, oratorio o local adecuado en los días de los aniversarios de las apariciones, el 13 de cada mes desde mayo hasta octubre (de 2017), y participen allí devotamente en alguna celebración u oración en honor de la Virgen María”.

Al respecto de esta segunda forma aclaran desde el santuario que “la visita a la imagen la Virgen no tiene que ser necesariamente solo en Fátima o exclusivamente en Portugal” sino que puede ser en cualquier parte del mundo”. También se debe rezar un Padrenuestro, el Credo e invocar a la Virgen de Fátima.

3.- Ancianos y enfermos: La tercera forma de obtener una indulgencia se aplica a las personas que por la edad, enfermedad u otra causa grave estén impedidos de movilizarse. Pueden rezar ante una imagen de la Virgen de Fátima y deben unirse espiritualmente en las celebraciones jubilares en los días de las apariciones, los días 13 de cada mes, entre mayo y octubre de 2017. Además tienen que “ofrecer con confianza a Dios misericordioso, a través de María, sus oraciones y dolores o los sacrificios de su propia vida”.+